Inicio > Salud & Ambiente > Dos aguará guazú fueron liberados en la laguna Mar Chiquita

Dos aguará guazú fueron liberados en la laguna Mar Chiquita

AnzenuzaDos aguará guazú fueron liberados en octubre de 2015 en una reserva provincial de Mar Chiquita, Córdoba, por integrantes de la Dirección de Fauna Silvestre Nacional (DFS) y de la Fundación Temaikén, donde habían permanecido aproximadamente un año en rehabilitación luego de ser rescatados.

Un macho y una hembra de esta especie argentina, declarada en peligro de extinción, recorrieron 800 kilómetros a bordo de dos camionetas y dentro de dos jaulas de madera para ser reintroducidos a su hábitat natural en un humedal cercano a la laguna salada de Mar Chiquita.

“Ansenuza” es una hembra que fue encontrada hace aproximadamente un año por un poblador mientras hacía trabajos en los campos de la zona de Mar Chiquita.

“Iba caminando y la pisé, era muy chiquita, no tenía más de un mes y medio, la agarré y la llevé a casa. Después supe que habían matado a la madre, avisamos a la policía ambiental de la provincia y enseguida se la llevaron a Buenos Aires. Sabía que era un animal en peligro de extinción porque me lo dijo una vecina que trabaja como maestra”, relató a Télam Ceferino Córdoba.

Observándolo detenidamente, pudo comprobar que se trataba de un ejemplar de esta especie, fue extraño que pudiera hacerlo porque las crías no tienen el mismo color de pelo que los adultos.

“Chipión”, el macho, en cambio fue hallado por un viajero al este de la Reserva Bañados del río Dulce y Mar de Ansenuza, Córdoba, donde le dijeron que habían matado a su madre y era mantenido como mascota, por lo que decidió llevarlo a su casa en Buenos Aires. Buscando en la web información sobre la especie encontró el Programa de Conservación de Aguara Guazú de la Fundación Temaiken, y con intervención de la Dirección de Fauna Silvestre de la Nación se acordó su traslado para iniciar su rehabilitación.

aguara

En el último chequeo clínico se les colocaron los collares de transmisión satelital

“Cuando llegaron, la hembra tenía una pata fracturada y el macho tuvo diferentes enfermedades antes de recuperarse porque tenía con muchos parásitos, lo que afectó su sistema inmunológico”, comentó a Télam la responsable del programa de Conservación de Especies de Temaikén, Paula González.

La rehabilitación de estos dos individuos, supervisada por la DFS, duró un año ya que debían alcanzar el tamaño adulto y se realizó en el Centro de Reproducción de Especies Temaikén (CRET), donde fueron curados, recuperados y alimentados evitando el contacto con las personas y sin ser exhibidos, para que su reintroducción fuera posible.

Se decidió que era momento de liberarlos porque están sanos y ya son adultos; el lugar fue elegido, entre otras razones, por su variedad de alimentos, ya que los aguará guazú cazan pequeños roedores, aves, anfibios, peces, comen frutos de cetáceas y otros vegetales.

Antes de la liberación se les colocó un collar que emite tres señales de ubicación por día a través de información satelital, lo que permite conocer y monitorear su ubicación, movimientos, cuánto se trasladan, si se acercan a un poblado o atraviesan una ruta.

“Las principales amenazas” para esta especie son “las modificaciones a su ambiente, los atropellamientos en ruta y, cada vez con menor frecuencia, los ataques relacionados con la leyenda del lobizón, que viene de Europa”, comentó el director de la DFS, Gabriel Terny.

Fuente: Telam

Anuncios
Categorías:Salud & Ambiente
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: