Inicio > Interés General > Historias de guerra: la vida de Tomás Novarino

Historias de guerra: la vida de Tomás Novarino

14 noviembre, 2012 Deja un comentario Go to comments

Ya no puedo más con este dolor. Mi hijo ha muerto en la guerra. Sin nada ya que me una a Tomás, retorno a Italia.

Allí siempre estuve sola debido a la ausencia de mi marido, él vivía de guerra en guerra, al servicio del ejército italiano. Mi único hijo Ricardo, siguiendo sus pasos, también se alistó, encontrando el peor final durante la Segunda Guerra Mundial en el cambiante campo de batalla italiano.

La Argentina, la patria de mi esposo Tomás Novarino, a donde acude en ocasiones para recibir el afecto de sus familiares, nada puede ofrecerme a mí.

Italia, el marco maldito de mis tragedias, es, sin embargo, mi tierra.

Algunos de estos podrían ser los pensamientos que acudirían a la mente de Rina, en momentos que, apoyada a la borda del buque que la llevaría de regreso a su país, se alejaba de la costa de la ciudad de Buenos Aires.

Tomás Novarino, el personaje de nuestro relato, fue bautizado en la Iglesia de Pilar (Santa Fe) el 13 de octubre de 1894. Fue el tercer hijo de Miguel Celestino Novarino (Piemonte, Italia. 1853 – Buenos Aires, Argentina. 1938) y Magdalena Bonetto, instalados en Colonia Aldao hacia 1880.

Alfredo Culasso recuerda que de chico jugaba con los hijos de Miguel Novarino: Tomás, Pedro y Bautista en las zanjas donde se construían los cimientos de la iglesia allá por 1900 (Del Libro del Centenario de Colonia Aldao).

Tras cumplir con la conscripción, Tomás se enlista en el ejército italiano, tironeado quizás por sus raíces familiares. Serían tres voluntarios, Novarino, Sartini y Patulio, los que partirían desde esta localidad de Colonia Aldao para defender los intereses italianos durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918).

La Guerra que terminaría con todas las guerras

La Primera Guerra Mundial, también llamada la Gran Guerra, se desarrolló entre el 28 de julio de 1914 y el 11 de noviembre de 1918. Involucró a todas las grandes potencias del mundo, que se alinearon en dos bandos enfrentados: por un lado, los Aliados de la Triple Entente, y, por otro, las Potencias Centrales de la Triple Alianza.

El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero del trono del Imperio austro-húngaro, el 28 de junio de 1914 en Sarajevo, fue el detonante inmediato de la guerra, pero las causas subyacentes jugaron un papel decisivo, esencialmente el imperialismo de las políticas exteriores de grandes potencias europeas como el Imperio Alemán, el Imperio austro-húngaro, el Imperio Otomano, el Imperio Ruso, el Imperio Británico, Francia e Italia. Las potencias europeas invocaron diversas alianzas formadas décadas atrás, por lo que sólo unas semanas después del magnicidio las grandes potencias estaban en guerra. A través de sus colonias, el conflicto pronto se extendió por el mundo.

Históricamente Italia tenía una larga rivalidad con Austria-Hungría, la cual se remonta al Congreso de Viena en 1815, luego de la derrota de Napoleón y el fin de las guerras napoleónicas, que concedió varias regiones de la península itálica al Imperio Austriaco. Algunas de las cuales continuaban bajo control austríaco, aún después de la unificación italiana.

Ante la posibilidad de incorporar al territorio nacional aquellas zonas con presencia lingüística italiana en poder de Austria, el 23 de mayo de 1915 el Reino de Italia declaraba la guerra al Imperio Austrohúngaro, a Alemania, a Bulgaria y al Imperio otomano. De este modo se unió a la Triple Entente.

Al final de la guerra cuatro potencias imperiales, los Imperios Alemán, Ruso, Austro-Húngaro y Otomano, habían sido derrotados militar y políticamente y desaparecieron. Los imperios alemán y ruso perdieron una gran cantidad de territorios, mientras que el austro-húngaro y el otomano fueron completamente disueltos. El mapa de Europa Central fue redibujado con nuevos y pequeños estados y se creó la Sociedad de Naciones con la esperanza de prevenir otro conflicto similar.

Terminada la guerra, en Colonia Aldao, se celebró la Fiesta de los Aliados, como homenaje a los combatientes de esa localidad que fueron copartícipes del triunfo italiano.

“Se llevó a cabo un homenaje a la victoria de las naciones aliadas en la floreciente y pintoresca villa de Aldao, Estación Casablanca” comentaba el corresponsal del desaparecido diario Santa Fe en la edición del día 20 de diciembre de 1918.

El programa de festejos decía así:

“Festeggiamenti della vittoria alleata in Aldao, i giorno 14 e 15 dicembre 1918.
Italiani, argentini ed amici italiani. Quando a voi giunce la dolce e bella noticia della vittoria alleata,voi plangeste di gioia, ed in cuor vostro benediceste ed aveste sentimenti di profenda gratitudine per i bravi e valenti glovani sacrificati per la grandeza comune, per la nuova Italia mille volte piu bella mille volte piu grande…
…14 dicembre, ore 9 a.m.- Ad inizlativa del Rdo. Pascuale Cutuli. Solemne funerale in sufragio delle anime del soldati caduti, essendo primo e sacrosanto dovere, ricordarsi di colore che banno dato generosamente la vita peri bene della patria e dell umaniti intera.
15 dicembre, ore 5 a.m.- Grande salve di bombe.
Dalle ore 9 alle 10.30- Ricevimento d’ invitati.
Ore 10.30-Tedeum di ringrazzamento per la fine vittoriosa della Guerra.
Ore 12 m.-Banchetto populare in grande locale espressamente allestito ví prenderanno parte signore e signorine.
Ore 5 p.m.- Corteo patriottico con carri alegorici. E assicurato l’ intervento di societá, rappresentanze e bande di música della colonie vicine.
Ore 6 p.m.- Commemorazione.
Ore 9 p.m.-Veglia danzante.-
La Commissione”

No es de extrañar que el programa de festejos estuviera redactado en italiano el cual para entonces era la primera lengua de los habitantes de Aldao. El Censo de 1895 rescata un 43,33% de habitantes con origen italiano.

La amistad con Gabriele D’Annunzio

Gabriele D’Annunzio (1863 – 1938) fue un poeta, militar y político italiano, considerado un precursor de los ideales y las técnicas del fascismo italiano.

Durante la Primera Guerra Mundial, D’Annunzio fue piloto de guerra voluntario. En 1918, como comandante del escuadrón número 87 conocido como «La Serenísima», organizó un viaje hasta Viena para lanzar panfletos propagandísticos. En 1919, lideró un ejército italiano, compuesto por militares de bajo rango, que ocupó la ciudad de Fiume (Yugoslavia) estableciéndola como estado soberano desde 1920 a 1924, el Estado Libre de Fiume.

Quizás durante la Primera Guerra Mundial, o en la ocupación de Fiume, nacería la amistad entre Gabriele D’Annunzio y Tomás Novarino como reconocen que existiera algunos de sus familiares.

En la Fondazione Il Vittoriale degli italiani se tiene en archivo una carta enviada por el poeta a Tomás en la que tratan temas referidos al Regimiento de Infantería N° 21, según informa la página de internet www.archividelnovecento.it.

Más adelante, Fiume se convertiría en un hito trágico para la familia Novarino.

África mía

En las últimas décadas del siglo XIX las principales potencias europeas habían colonizado la casi totalidad del continente africano. La conferencia de Berlín de 1884, había organizado el reparto colonial de África, dejando lo que se consideraban las mejores zonas bajo el control de las potencias de primer orden. Italia, que no gozaba de ese estatus, había quedado al margen de ese reparto.

Italia se procuró a sí misma un imperio colonial en el territorio libio invadiéndolo en 1912, aprovechando de este modo la proximidad con la península italiana y la debilidad del Imperio otomano, que hasta entonces tenía el control directo.

La presencia italiana en Libia se afianzó con la llegada al poder de Benito Mussolini en 1922. El gobierno italiano promovió una política de asentamiento de colonos italianos, provocando conflictos con la población autóctona nativa que fuera desplazada a la fuerza para dar sus tierras a los colonos.

Para entonces, Tomás Novarino ocupaba el cargo de Teniente de Infantería, según decreto real del 31 de agosto de 1921 publicado en el Boletín Oficial del Reino de Italia (Gazzetta Ufficiale del Regno d’Italia N° 241 del 13 Ottobre 1921).

Libia pasó a ser el nuevo destino de Tomás, como lo demuestra una foto que remitiera en mayo de 1927 a su ahijado Osvaldo desde “África del Nord”.

Poco después de la completa conquista de Libia, ocurrida a finales de los años 20, Benito Mussolini manifestó la intención de dar un Imperio a Italia y el único territorio que permanecía libre de injerencias extranjeras era Abisinia (Etiopía). Así se suma una nueva campaña militar para Tomás, la Guerra de Abisinia.

El 5 de mayo de 1936 el ejército italiano ingresó en Adís Abeba, capital de Etiopía. Cuatro días después fue proclamado el nacimiento del Imperio italiano, sumando a Abisinia (Etiopía), las anteriormente ocupadas Somalía, Eritrea y Libia.

Este proyecto colonial terminó poco después de la Segunda Guerra Mundial, con el Tratado de Paz de 1947, en que Italia perdió todas sus posesiones en el exterior.

España se desangra

Desde el año 1936 a 1939 se desarrolla en España la Guerra Civil que fue un conflicto social, político y militar llevado a cabo por una parte del ejército contra el Gobierno de la Segunda República española. A las partes del conflicto se las suele denominar bando republicano y bando sublevado, éste último autodenominado como bando nacional.

El bando republicano estuvo constituido en torno al gobierno legítimo de España, democráticamente elegido, formado por el Frente Popular, que a su vez se componía de una coalición de partidos marxistas, republicanos, anarquistas y nacionalistas regionales.

El bando sublevado estuvo organizado por Francisco Franco en torno a gran parte del alto mando militar institucionalizado en la Junta de Defensa Nacional y se apoyó en el partido fascista Falange Española, la Iglesia Católica y la derecha conservadora.

Durante el conflicto la marina franquista tuvo un fuerte apoyo de la Armada Italiana, que participa con cruceros auxiliares y submarinos en el bloqueo de los envíos de armamento ruso. Las ayudas en hombres al bando sublevado se materializaron en la Legión Cóndor alemana y el Corpo di Truppe Volontarie italiano, más un contingente de combatientes portugueses. Los combatientes alemanes, italianos y portugueses eran soldados regulares a los que se les proporcionaba una paga en su país de origen, aunque la propaganda de los sublevados siempre los presentó como “voluntarios”.

La razón principal de la ayuda de Italia a los sublevados también estuvo directamente relacionada con la política exterior de la Italia fascista. Mussolini quería construir un imperio en el Mediterráneo y pensaba que ganando un aliado en el Mediterráneo occidental debilitaría la posición militar de Francia y de Gran Bretaña. Y también, como los nazis, utilizó el anticomunismo en su propaganda para justificar la intervención en la guerra civil española.

Italia fue el país que envió el contingente de combatientes extranjeros más numeroso de los que lucharon en el bando sublevado.

“En mi casa había un sentimiento muy particular respecto de Tomás (nos relata Jorge Novarino), digamos apreciaciones encontradas. Por un lado había cariño por parte de papá hacia él porque era su ahijado y tengo entendido que el Tío-Padrino lo trataba afectuosamente.

Por otro lado a mamá no le caían muy bien dos cosas del Tío: su espíritu aventurero -en todo el sentido de la palabra- y que hubiera luchado en la Guerra Civil Española en favor de los franquistas -mamá era española y mi abuelo materno era más cercano a los anarquistas y socialistas que a los falangistas.

Las fuerzas armadas italianas, del mismo modo que las alemanas fueron a auxiliar a las fuerzas franquistas, participando entre otros hechos terribles y lamentables, del bombardeo a la población civil de Guernica. Es muy probable que Tomás hubiera sido enviado, en apoyo de Franco, a bombardear otros objetivos republicanos”. (Novarino, Jorge. Correo electrónico. 31 de Agosto, 2010).

“Le tirábamos con todo a los comunistas y no precisamente bombones” recuerda Zulema Novarino que solía decir Tomás cuando rememoraba su paso por la península española. (Novarino, Zulema. Entrevista personal. 10 de julio, 2012).

Un nuevo conflicto global

La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto militar global que se desarrolló entre 1939 y 1945. En él se vieron implicadas la mayor parte de las naciones del mundo, incluidas todas las grandes potencias, agrupadas en dos alianzas militares enfrentadas: los Aliados (Inglaterra, Francia, Polonia, EEUU, etc) y las Potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón). Estuvo marcada por hechos de enorme significación que incluyeron la muerte masiva de civiles, el Holocausto y el uso, por primera y última vez, de armas nucleares.

El comienzo del conflicto se suele situar en el 1 de septiembre de 1939, con la invasión alemana de Polonia, el primer paso bélico de la Alemania nazi en su pretensión de fundar un gran imperio en Europa, que produjo la inmediata declaración de guerra de Francia y la mayor parte de los países del Imperio Británico al Tercer Reich. Desde finales de 1939 hasta inicios de 1941, merced a una serie de fulgurantes campañas militares y la firma de tratados, Alemania conquistó o sometió gran parte de la Europa continental. El Reino Unido se mantuvo como la única gran fuerza capaz de combatir contra las Potencias del Eje en el Norte de África y en una extensa guerra naval.

El avance del Eje fue detenido en 1942 tras la derrota de Japón en varias batallas navales y de las tropas europeas del Eje en el Norte de África y en la decisiva batalla de Stalingrado. En 1943, como consecuencia de los diversos reveses de los alemanes en Europa del Este, la invasión aliada de la Italia Fascista y las victorias de los Estados Unidos en el Pacífico, el Eje perdió la iniciativa y tuvo que emprender la retirada estratégica en todos los frentes. En 1944 los aliados occidentales invadieron Francia, al mismo tiempo que la Unión Soviética recuperó las pérdidas territoriales e invadía Alemania y sus aliados.

La guerra en Europa terminó con la captura de Berlín por tropas soviéticas y polacas y la consiguiente rendición incondicional alemana el 8 de mayo de 1945. La Armada Imperial Japonesa resultó derrotada por los Estados Unidos y la invasión del Archipiélago japonés se hizo inminente. Tras el bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki por parte de los Estados Unidos, la guerra en Asia terminó el 15 de agosto de 1945 cuando Japón aceptó la rendición incondicional.

El único hijo de Tomás: Ricardo Paolo Novarino, moriría a la edad de 20 años, en Croacia durante la Segunda Guerra Mundial. A la fecha de su muerte, 12/05/1945, revistaba en la Guardia Nacional Republicana con el grado de Sottotenente (Subteniente). Sin haberse enfrentado en el campo de batalla, padre e hijo lucharon en fuerzas opuestas. Tomás sosteniendo su compromiso con el ejército fascista de Mussolini. Ricardo, en cambio, enlistado en el bando de los Aliados.

Y ese compromiso con el régimen fascista lo llevó a Tomás a ser prisionero de guerra de las fuerzas americanas. Según los archivos del Comité Internacional de la Cruz Roja, estuvo detenido en el Campo PWE 337, bajo el número de prisionero de guerra: 81-G-710564-H. En 1947, gracias a las gestiones de Margarita Bonafede, esposa de Juan Bautista Novarino, pudo ser repatriado a la Argentina.

La masacre de las foibe

Las foibe son dolinas (valles o depresiones en el terreno) en la zona noroeste de la ex Yugoslavia, en las que fueron enterrados los cuerpos de millares de italianos asesinados por los partisanos del Partido Comunista de Yugoslavia, encabezados por el Mariscal Tito.

Antiguamente era costumbre eslovena arrojar a los criminales en las foibe y seguidamente sacrificar un perro negro lanzándolo en la fosa para despreciar (en el otro mundo) las almas de esos criminales. Esta práctica fue reutilizada en escala enorme por los guerrilleros de Tito.

Algunos historiadores yugoslavos afirmaron que el uso de las Foibe nació en la Segunda Guerra Mundial, durante la ocupación de Yugoslavia por parte de las tropas alemanas e italianas, cuando se produjeron acciones contra la población, que cobró alrededor de 70 víctimas y que fueron seguidos de enterramientos en lugares con estas características. Tras la derrota italiana, estas acciones se generalizaron, ahora dirigidas exclusivamente hacia la población italiana.

Decenas de miles de italianos fascistas y también antifascistas fueron arrojados a las foibe. Unos eran primero fusilados; otras veces los arrojaban vivos; o eran atados de dos en dos, sólo uno recibía el tiro y eran lanzados juntos a la muerte en la fosa. Muchos de esos cadáveres siguen allí, sin localizar, pues sólo en la zona de Istria están catalogadas más de 1.700 angostas dolinas de hasta 200 metros de profundidad.

En 1947 con el tratado de París, Istria, Fiume y Dalmacia pasaron a estar bajo control yugoslavo.

La tragedia de las foibe fue relegada por los gobiernos. Algunas fuentes hablan de un acuerdo tácito entre los gobiernos yugoslavo e italiano después de la guerra, por el que Italia desistía de investigar los asesinatos a cambio de que Yugoslavia hiciese lo mismo con los crímenes cometidos por militares italianos en su territorio.

El Centro de Estudios del Adriático (Roma) publicó en 2002 un listado de víctimas, detallando nombres, edades y causa y fecha de la muerte. En la página 540 de este trabajo titulado “Le vittime di nazionalità italiana a Fiume e dintorni (1943-1947)” se inscribe el nombre de Riccardo Paolo M. Novarino (hijo de Tommaso Novarino) nacido el 12/08/1924 en Savona, Subteniente afectado al 3° Regimiento en Fiume. En cuanto a la causa de la muerte declara “disperso, probabile soppressione da parte jugoslava” (desaparecido, probablemente asesinado por los yugoslavos).

En el libro “Un diario (1944-1945)” de Torquato Dalcich, publicado en 1987, se precisaba que el Sottotenente de la Guardia Nacional Republicana, Ricardo Novarino, había sido fusilado en San Matteo, Castua, en mayo de 1945. Castua (Kastav en croata) es un poblado localizado a 10 km. al noroeste de Fiume (Rijeka) en la actual Croacia.

En este libro Dalcich recuerda una anécdota ocurrida el 12 de octubre de 1944 en que, contrariando la disposición del jefe de la estación ferroviaria de Pattuglie, tomó una pequeña locomotora a vapor para llevar a dos militares afiebrados al hospital de Fiume. Su colega del Comando Militar en la Estación Ferroviaria de Fiume, Ricardo Novarino, lo respaldó y evitó reportar este grave hecho de insubordinación.

Retratos del pasado

“Recuerdo que vino de Italia en uno de sus viajes con su esposa llamada Rina”, nos señala Martha Barros, hija de Zulema Novarino. “Ella era una mujer muy fina, agradable y con una fuerte apariencia aristocrática. Eso es lo que sentía yo, con mis pocos años. Su esposa volvió a Italia y nunca más la vi ni escuché nada sobre ella”.

“Sé que tuvieron ese hijo que murió en combate… Cuando vino a mi casa en Santa Fe, debe haber sido cuando volvía de la segunda guerra mundial (yo nací en el 41) y estaba dando entrevistas en la radio y creo que venía de Aldao de hacer una especie de conferencia. Tomás era una persona extremadamente extrovertida y carismática”, concluye Martha. (Barros, Martha. Correo electrónico. 29 de septiembre, 2010).

En los registros del Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos, que se ocupa de preservar los libros de desembarco en el puerto de Buenos Aires, se pueden reconocer dos fechas de arribo de Tomás al país. El 15/04/1937, (reconociendo 42 años de edad) en el barco Principesca María y el 19/06/1947 en el barco Santa Fe, en ambos casos, procedente del puerto de Génova. En estos archivos, registraba como profesión la de aviador.

Zulema Novarino confirma que, a fines de los 40 y principios de los 50 Tomás recorría las sociedades italianas de la ciudad de Santa Fe y poblaciones próximas dando conferencias con crónicas de su pasado militar. También era objeto de entrevistas para radios y diarios de Santa Fe.

Una mañana lo encontró en una esquina de la capital santafesina. Tomás pareció no querer cruzar la mirada con ella. Es que acaso podían todavía sus ojos ofrecer alguna imagen distinta de aquellos diversos combates de los que fuera parte. Nunca más lo volvió a ver.

Vivió sus últimos años en casa de su hermano Bautista en Ciudadela, provincia de Buenos Aires, adonde falleció hacia 1959/60.

Su esposo partícipe de la Primera Guerra Mundial y la Guerra de Abisinia, también de la Guerra Civil Española y por último de la Segunda Guerra Mundial donde fue prisionero.

Su único hijo, masacrado en el frente yugoslavo.

Demasiado para Rina.

Fuente bibliográfica:
• “Análisis comparativo de los censos Provincial de 1887 y Nacional de 1995”, [en línea]. [10 de Noviembre, 2012]. Disponible en la Web: http://historiadealdao.wordpress.com/el-mas-reciente.
• “La familia Novarino en Colonia Aldao”, [en línea]. 29 de Agosto, 2010. [10 de Noviembre, 2012]. Disponible en la Web: https://pregondigital.wordpress.com/2010/08/29/la-familia-novarino-en-colonia-aldao.
• Diario Santa Fe. Santa Fe, 20 de diciembre, 1918, en Hemeroteca Digital de la provincia de Santa Fe. Disponible en la Web: http://www.hemerotecadigital.com.ar.
• Archivos del Comité Internacional de la Cruz Roja. http://www.icrc.org/
• Lanús, Juan Archibaldo. “Aquel Apogeo”. Emecé. Buenos Aires, 2001.
• Libro del Centenario de Colonia Aldao. 1985.
• Wikipedia, La enciclopedia libre.

Quizás te interese leer:
Kenneth Charney, héroe argentino de la 2° Guerra Mundial

“La orilla blanca, la orilla negra” por Pimpinela

Versión original en italiano por Iva Zanicchi

Anuncios
Categorías:Interés General
  1. Cande
    14 noviembre, 2012 en 19:11

    Buen trabajo HP! Se equivocó de profesión, tendría que haber sido historiador. jaja

  1. 25 noviembre, 2012 en 23:51
  2. 27 noviembre, 2012 en 10:05
  3. 18 abril, 2013 en 18:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: