Inicio > Interés General > ¿Quién fue Camilo Aldao para mí?

¿Quién fue Camilo Aldao para mí?

Reproducimos los conceptos que nos remitiera el Dr. Iván José María Cullen, a partir de su participación el lunes 18 de julio de las Fiestas Patronales de Colonia Aldao. El Dr. Cullen desarrolla una completa biografía de Camilo Aldao y rescata la preponderancia, que las familias Cullen-Aldao, alcanzaron en el manejo de los asuntos públicos de la provincia de Santa Fe, en la segunda parte del siglo XIX.

En el marco de las Fiestras Patronales de Colonia Aldao, se recepcionaron los restos del fundador de esta colonia, Don Camilo Aldao, y de su esposa Inés Nicolorich, siendo depositados para su reposo definitivo en el templo San Camilo de Lelis.

A esta localidad, se acercaron Iván Cullen y su hija Celina, Ernesto Aldao y sus hijos (Pedro, Juan, Magdalena, Matilde y Andrés), todos descendientes del fundador, para ser parte de los actos centrales.

“La impresión que recogí no puede ser mejor. Observo en todos los habitantes a quienes tuve el gusto de conocer y a muchos de tratar en la ceremonia de entrega de los restos de Camilo Aldao y su señora esposa, y del almuerzo posterior, que están muy consustanciados con la localidad donde viven, conocen su historia y están muy orgullosos de la trayectoria que ha tenido Camilo Aldao como colonizador e incluso como gobernador provisorio de Santa Fe.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como explicara en las palabras que pronuncié, Camilo Aldao fue el quinto hijo del matrimonio de Pedro Aldao Candioti y su esposa Joaquina Rodríguez del Fresno.

El mayor de sus hijos, hermano de Camilo, fue mi tatarabuelo Tiburcio Aldao Rodríguez del Fresno, gobernador delegado de Santa Fe.

Su padre, Pedro Aldao Candioti, fue el primer abogado civil de la provincia graduado en Chuquisaca en 1804, compañero de Mariano Moreno. Era una hombre de ideas liberales, muy progresista que tuvo destacada actuación en el cabildo de Santa Fe convocado para adherir a la Revolución de Mayo, oportunidad en la que, por su condición del alcalde del segundo voto intervino decisivamente para ampliar el número de invitados para el cabildo abierto que se convocara pudiendo de esta manera asegurar el respaldo de nuestra provincia a la Junta de Mayo.

Pedro Aldao muere joven, en 1823. Su viuda, Joaquina, contrae segundas nupcias con Domingo Cullen y Ferraz, mi tatarabuelo (1824), y lógicamente este nuevo matrimonio es quien cría a los cinco hijos Aldao, el menor de los cuales, Camilo, con meses de vida, conjuntamente con los siete hijos propios, el mayor de estos últimos nacido en 1825, era solo 3 años menor que Camilo.

Estoy hablando de José Maria Cullen Rodríguez del Fresno, que desde chico tuvo una amistad inalterable con su hermano Camilo. Y así ocurrió con toda la familia. Los Cullen y los Aldao siempre se trataron como hermanos, porque ese fue el trato que recibieron de parte de Domingo Cullen, quien en la carta que le escribe a su esposa momentos antes de morir el 22 de junio de 1839 fusilado sin juicio alguno por orden de Rosas indica con toda claridad “mis hijos y tuyos, Ricardo y José Maria quedaron en Santiago a cargo del Dr. Cabrera” se refería a Ricardo Aldao y José María Cullen que lo habían acompañado a su forzoso exilio en Santiago del Estero, donde fue alojado y luego entregado a sus captores por el gobernador Felipe Ibarra.

Este vínculo entre los Cullen y los Aldao se mantiene hasta nuestros días. Se hace más fuerte en la estrecha vinculación entre José María Cullen y Camilo Aldao que fueron socios en la gesta colonizadora con una empresa denominada precisamente Cullen Aldao, y además se casaron con dos hermanas: Angela e Inés Nicolorich.

En esa colonia que lleva el nombre de su fundador tuve la grata sorpresa de observar que la plaza principal se llama Patricio Cullen, hermano de Camilo y segundo hijo de Domingo que tampoco tuvo mucha diferencia de edad con Camilo.

La colonia se funda en 1885 (ya había muerto José Maria Cullen) y a esa época era reciente el fallecimiento de otro hermano de Camilo, Patricio Cullen (1877) que también fue gobernador de Santa Fe, muy progresista por cierto, fundador de los dos primeros colegios secundarios de la Provincia, el Colegio de la Inmaculada de Santa Fe y el colegio del Huerto en Rosario, quien ya alejado del poder, como en general ocurrió con toda nuestra familia luego de la gestión del gobernador más destacado, don Nicasio Oroño, casado con Joaquina Cullen, también hermana de Camilo, había encabezado un movimiento revolucionario, contra el gobernador Servando Bayo.

Patricio fue herido de muerte, y lógicamente en toda la familia causó una enorme tristeza este fallecimiento dado que sus enemigos se enzañaron incluso con su cadáver (está enterrado en Santo Domingo, Santa Fe).

Seguramente Camilo cuando funda la colonia, le impuso el nombre de su hermano Patricio Cullen como un acto de recordación y cariño hacia aquél con quien compartía ideales políticos y habían sido compañeros desde la infancia.

Ya en la segunda generación, la unión Cullen Aldao se mantuvo. El libro que entregué al señor intendente de una hija de Camilo, Elvira Aldao de Díaz “Memorias de antaño”, comenta sus vivencias siendo niña y joven, y cuando se refiere tanto a los Cullen como a los Aldao, siempre habla invariablemente de tíos y primos, extendiendo esta denominación familiar a Juan Maria Gutierrez, casado con Jerónima Cullen y a sus hijas, a quienes mencionaba como primas, al igual que a la familia Oroño Cullen.

Ya en la tercera generación, mi abuelo, José Maria Cullen, que era médico (hijo de Tomás Cullen, nieto de Domingo) se casa con mi abuela Mercedes Aldao, nieta de Tiburcio Aldao, hermano de Camilo. En consecuencia, el primero era tío de la segunda.

En la cuarta generación mis padres y mis tíos, usaron el apellido compuesto Cullen Aldao.

Nosotros con mis hermanos, estamos en la quinta generación y aún mantenemos esta costumbre familiar, que también trasmitimos a nuestros hijos y nietos.

Hay tres puntos que quiero destacar en esta breve intervención para sea publicada en el “Pregón Digital” de la escuela Mariano Moreno.

Observen ustedes que la Escuela de Enseñanza Media Nro. 247 lleva el nombre de Mariano Moreno, y ello nos hace recordar la amistad y compañerismo que tuvieron el padre de Camilo Aldao (el Dr. Pedro Aldao) con el prócer de mayo, a quien la escuela recuerda.

Con todo acierto mi primo, el Dr. Ernesto Aldao, y la comisión organizadora que estuvo en todos los trámites, entregaron los restos a los descendientes de los primeros colonizadores.

Este acto es de enorme trascendencia y simbolismo, porque la colonización en Santa Fe se hizo con características muy singulares, sobre todo en la época en la que los Cullen y los Aldao fueron protagonistas indiscutibles de esta gesta.

Las tierras se daban en propiedad, permitiendo a los inmigrantes que venían a aportar con su trabajo honesto al crecimiento y engrandecimiento de nuestra Nación que ascendieran social y económicamente en forma tan rápida que superaban la creencia generalizada del sacrificio del primer inmigrante para permitir que sus hijos llegaran a posiciones más encumbradas.

Aquí hubo inmigrantes que tuvieron acceso a los círculos más notables en lo social y económico sin inconveniente alguno y desde ya que esto fue mucho más extendido en la segunda, tercera y demás generaciones.

Quienes leen este pregón están vinculados a la escuela y esto significa que están vinculados a la educación.

Nuestra familia entendió desde el primer momento en que tuvo oportunidad de desempeñar cargos de importancia y asumir las máximas responsabilidades dentro de la Provincia que era necesario cumplir con el mandato constitucional del hoy artículo 75 inciso 18 (clausula del progreso) que en 1853 era el art67 inciso 16.

Esta disposición se completó con una facultad igual otorgada también a las provincias (actual art. 125 CN) ya que sin la asistencia de los recursos de Buenos Aires en la etapa de la Confederación, pues ésta se resistía a nacionalizar las rentas aduaneras, fue cumplida por la clase dirigente en todo este periodo con dedicación y esmero.

Concretamente desde 1853 hasta 1868, etapa en la que nuestra familia tuvo preponderancia en el manejo de los asuntos públicos de la provincia (con algunos intervalos) los objetivos eran: inmigración, tolerancia religiosa, industria, comercio, colonización, y educación.

En ese período se constituyó la primera colonia agrícola del país (Esperanza) y se puso en práctica un amplio sistema de colonización sobre la base de traer inmigrantes facilitándoles su radicación y posterior desenvolvimiento socio económico proyectado hacia sus hijos y demás descendientes. En esa época también se establecieron sistemas de mensajerías e incluso el primer tren de Rosario a Córdoba, se abrieron los ríos a la libre navegación y se habilitó como puerto de la Confederación el de Rosario, impulsando un enorme y rápido crecimiento de toda la región.

La educación fue un objetivo prioritario. Nicasio Oroño, aún antes que la ley 1.420 inspirada por Sarmiento, sancionó el decreto 18 en 1867 estableciendo la educación pública y gratuita para todos los niños en edad escolar obligando a construir escuelas donde hubiera 12 niños en tales condiciones, creando un impuesto para tal fin, lo que motivó los plácemes del ilustre sanjuanino desde EEUU, donde era embajador.

También en el gobierno de Oroño se sancionó la ley de matrimonio civil y se dispuso la secularización de los cementerios, lo que provocó una fuerte reacción de la iglesia católica, que no entendía que era necesario tratar en situación de igualdad al inmigrante que profesaba otras religiones y que venía al país para sentirse cómodo y con la idea de radicarse, formar una familia y progresar en todo sentido.

Tengan la seguridad que Colonia Aldao es un mojón, como tantos otros, en la vastedad de nuestra provincia, lo que indica claramente la existencia de una política de integración y de desarrollo que dio sus frutos llevando a Santa Fe, en solo 60 años, desde el puesto 11 sobre 14 provincias (1854) a ser la segunda provincia del pais (1914)”.

Para finalizar, el Dr. Cullen aprovecha esta comunicación para agradecerles a autoridades y vecinos de Colonia Aldao por las atenciones que recibiera durante su visita a esta localidad.

Anuncios
Categorías:Interés General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: