Inicio > Interés General > Kenneth Charney, héroe argentino de la 2° Guerra Mundial

Kenneth Charney, héroe argentino de la 2° Guerra Mundial

Más de 550 aviadores argentinos volaron a favor del bloque aliado durante la segunda guerra mundial. Entre ellos, Kenneth Charney (Quilmes, 1920-La Massana, 1982), quien viviera en Bahía Blanca hasta los 13 años y, gracias a la profesión de su padre -ejecutivo de la compañía Anglo Mexican Petroleum- conoció pioneros de la aviación como Antoine de Saint Exupéry, el autor de El principito, y piloto celebérrimo entonces enrolado en la línea postal que operaba en la Patagonia.

Al estallar la II Guerra Mundial, Kenneth fue uno de los cerca de 4.000 ciudadanos argentinos que se enrolaron en los ejércitos aliados. Charney ingresó en la RAF, la fuerza aérea británica, y a finales de 1941 inició su periplo bélico en la defensa de Malta. Fue allí donde consiguió la primera de las siete victorias confirmadas y un Macchi 202 italiano-que coleccionó hasta el final de la conflagración. Elevado a la categoría de as de la aviación-cinco aviones enemigos abatidos, mínimo- fue el más letal de los pilotos argentinos de la II Guerra Mundial, con su mítico avión Spitfire.

En Malta se ganó el apodo de Caballero Negro, por su temeraria táctica consistente en atacar de frente los escuadrones de bombarderos alemanes para provocar su estampida y proceder a liquidarlos uno a uno. Pero su momento de mayor gloria militar lo vivió tres años más tarde sobre los cielos de Normandía, donde tuvo a sus órdenes a Pierre Clostermann, el gran as francés-23 victorias en sus alas-y donde fue el primer piloto aliado en descubrir los restos del VII Ejército Panzer en retirada, en una célebre acción que ha pasado a los libros de historia militar.

Charney desfiló por los escuadrones 185, 602 y 132 de la RAF. Con este último fue transferido al Pacífico, en diciembre de 1944, y estacionado en Sri Lanka-entonces, todavía Ceilán-para preparar la invasión de Malasia. No llegó a entrar en combate. A finales de la guerra entra al servicio de lord Mountbatten, el último virrey de la India, y reingresa inmediatamente después a la carrera militar, hasta que deja la RAF en 1970. Tras una breve periodo como instructor de la fuerza aérea saudí, se establece en España y, a mediados del decenio recala definitivamente en Andorra-primero en Soldeu, después en La Massana – con June Cherry, con quien se casaría en 1980.

El trabajo del historiador argentino Claudio Meunier permitió descubrir los restos de Charney en el Cementerio del Bosque de la Quera en La Massana, Andorra, cuando incluso la familia los había dado por desaparecidos. Pero no lo estaban, sino simplemente olvidados y en peligro inminente de desalojo, porque el alquiler del nicho había dejado de pagarse en 1988, y durante todo este tiempo se había acumulado una deuda de 1.291 euros que amenazaba la supervivencia de la humilde tumba.

En noviembre de 2008, El Periodic de Andorra se hacía eco en un reportaje titulado “El héroe sin nombre del nicho 209” del tristísimo destino de los restos de Kenneth Langley Charney olvidados en un nicho anónimo del cementerio. A raíz del reportaje, el Cementerio de La Massana se contactó con Meunier, se verificaron los datos, y la corporación colocó en el nicho 209 una modesta lápida – “Aquí fue enterrado Kenneth Langley Charney, héroe de la II Guerra Mundial”– que recuerda la identidad de su ilustre inquilino.

Meunier, además, ha asegurado que los restos de Charney no acaben en el osario mientras acaba de reunir los cerca de 11.000 euros que le permitirían repatriar el féretro a la Argentina, donde el aviador había manifestado en vida que quería ser enterrado. El final redondo de esta historia es por tanto una tumba con todos los honores en el cementerio de Bahía Blanca.

Fuente:
Claudio Gustavo Meunier
El Periodic de Andorra

Quizás te interese leer:
Crónicas de guerras: la vida de Tomás Novarino

Anuncios
Categorías:Interés General
  1. Rafael García Fernández
    25 diciembre, 2013 en 17:33

    Mi nombre es Rafael García Fernández.
    Tuvimos el privilegio de tener al Sr. Charney en nuestra casa en régimen de alquiler en uno de los pisos.
    Lástima que era muy pequeño para interrogarle sobre la guerra.
    Gracias por sus regalos.

    Rafael García

  2. Rafael garcia
    17 diciembre, 2014 en 16:18

    Hola, este personaje entrañable vivió en nuestra casa en La Massana

  1. 9 enero, 2011 en 19:17
  2. 14 noviembre, 2012 en 23:54
  3. 25 noviembre, 2012 en 23:51
  4. 18 abril, 2013 en 18:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: