Inicio > Interés General > Familia de docentes en la Antártida

Familia de docentes en la Antártida

20 septiembre, 2010 Deja un comentario Go to comments

Fabián Juárez, Embajador de la Paz, y su esposa Carmen M. Desch viven un sueño y una responsabilidad extraordinaria, en la Antártida Argentina. Ambos son maestros de la Escuela Nº 38 “Presidente Julio Argentino Roca” que se encuentra en la Base Esperanza.

Por medio de correo electrónico nos dio respuesta al siguiente cuestionario:

*¿Cuál fue la iniciativa que los impulsó para llevar a cabo este proyecto?
La primera vez que vinimos a Base Esperanza fue en el 2004, en busca de una nueva experiencia en la profesión, somos oriundos del norte chaqueño y nuestros comienzos fueron en escuelas rurales en medio del monte, luego en la ciudad hasta llegar a Ushuaia en el año 1995, cuando supimos lo de la Escuela 38 iniciamos el recorrido para descubrir cómo sería estar en la Antártida hasta que vinimos.

Esta segunda vez se desprende de la muy buena experiencia anterior, decisión familiar y porque nos gusta lo que hacemos, además estando acá sentimos que el trabajo que hacemos los docentes en cualquier parte del País, se valora mucho más.

*¿Cómo fue el regreso a este lugar?
Este año es distinto porque toda la dotación ha cambiado, además tras el incendio del edificio escolar en el 2007 este año comenzamos las clases inaugurando el nuevo edificio. En esta oportunidad salimos de Ushuaia a Río Gallegos en Aerolíneas el 6/2, el 8/2 en el Hércules de Río Gallegos a Base Marambio; el 14/2 en Helicóptero Bell desde Base Marambio a Base Esperanza, las demoras se dan por cuestiones climáticas y operativas.

*¿Bajo que programa de gobierno realizó este viaje?
En realidad la Escuela 38 desde el año 1997 pasó a depender del Ministerio de Educación de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, es por eso que a partir de allí se selecciona un matrimonio de docentes de la provincia para hacerse cargo de la Institución y pasan a ser integrantes de la Dotación que viene a la Base.

*¿Fue difícil adaptarse a una nueva vida, en un lugar diferente?
En ambas oportunidades la adaptación fue casi instantánea, para estar en una Base Antártica se requiere de una gran apertura a otras formas de ver y pensar, un gran sentido de socialización ya que se comparte un año o más con el mismo grupo de personas, y también tener mucho sentido común.

*¿Qué normas ambientales se deben tener en cuenta en la Antártida?
Las normas ambientales son las que se rigen en toda la Antártida a través de lo que marca el Tratado Antártico, el Protocolo de Madrid, la idea es que el paso del hombre por estos lugares genere el menor impacto posible.

*¿Qué opinan tus hijos de esta travesía? ¿Y su mujer?
En ambos viajes las decisiones fueron consensuadas familiarmente, particularmente esta última se centró en la opinión de Kevin, nuestro hijo mayor, ya que está cursando el último año de secundaria y estaba el viaje de egresados de por medio, dijo que “volver a la Antártida sería su viaje de egresados”, por suerte se nos dio y haber venido este año hace que nuestros hijos sean los únicos en egresar dos veces acá en los distintos niveles de escolaridad, 2004 Kevin egresó de la primaria y Aixa del Jardín de Infantes, 2010 Kevin egresa de la secundaria y Aixa de la primaria. En cuanto a mi esposa, ella es la Directora de la Escuela por lo que está muy de acuerdo con estos viajes. Disfrutamos mucho poder compartir este tiempo en familia.

*¿Se siente orgulloso por haber realizado una experiencia así?
El orgullo es muy grande no solo por estar haciendo lo que nos gusta en este lugar sino porque nos tocó estar en dos años muy importantes para la historia Argentina, 2004 “Centenario de la Presencia Argentina en la Antártida” y 2010 “Bicentenario del Primer Gobierno Patrio”, ¿no es lindo lo que nos regaló la profesión de MAESTROS?

*¿Cómo podría describir la escuela de la Antártida?
Esta es una Escuela Rural, con la diferencia que cuenta con todo el equipamiento necesario para poder desarrollar todas las actividades que se planifican, además es un punto de referencia en distintos puntos del País y del mundo por su ubicación geográfica, es la única del País que funciona en la Antártida.

*¿Qué cantidad de alumnos tiene la escuela?
En esta oportunidad hay 16 chicos en la Base, esto varía año a año dependiendo de la Dotación, a cargo nuestro tenemos un nene en sala de 3, dos en sala de 5 años, dos en 1er grado, uno en 2º, uno en 3º, uno en 4º, uno en 5º y dos en 6º EGB 2 (último año de primaria), hay cuatro adolescentes del nivel secundario que estudian a distancia a través del Servicio de Educación a Distancia del Ejército Argentino (SEADEA) y un niño de 1 año en jardín maternal.

*¿Cuántas personas conforman la delegación en la Base?
Este año somos 55 de la Dotación que vinimos a principio de año y luego se sumaron 3 de la Dirección Nacional del Antártico (DNA), encargados de las tareas de investigación, en verano se suman más científicos.

*¿Cómo fue que lo nombraron embajador de la Paz?
La Escuela fue Embajada de Paz en el 2005, este año cuando llegamos recibimos un llamado telefónico de la Sra. Inés Palomeque, presidente de Milmilenios de Paz, quien nos puso al corriente de lo que era este gran movimiento, porque lo desconocíamos totalmente, la Escuela retomó su rol de Embajada de Paz y la Directora me propuso como Embajador de La Paz, me enorgullece mucho y más en el Continente destinado a La Paz y La Ciencia es algo que solo yo lo puedo entender y valorar.

*¿Qué organismos públicos realizan actividades en la Antártida?
Toda lo relacionado con la actividad científica está coordinado por la Dirección Nacional del Antártico, el Instituto Antártico Argentino, la logística por el Comando Conjunto Antártico, también hay una oficina del Correo Argentino, Registro Nacional de las Personas, entre otras.

Para comunicaciones con la Base Esperanza existe el siguiente numero telefónico 0810 222 0770, y para contactarse directamente con el maestro Juárez, su correo electrónico fejuarez@speedy.com.ar

Tratado Antártico

El Tratado Antártico, firmado el 1 de diciembre de 1959, regula las relaciones entre los estados firmantes en las materias relacionadas con la Antártida. El Tratado afecta los territorios, incluyendo las barreras de hielo, ubicados al sur de los 60° de latitud sur.

Los firmantes iniciales (países signatarios) fueron Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Francia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Sudáfrica, URSS (sustituida por Rusia), el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Estados Unidos, pero el Tratado dejó la puerta abierta a cualquier miembro de la Organización de las Naciones Unidas, u otro estado invitado por la totalidad de los signatarios. Desde su firma varios países más se han adherido al tratado.

El Tratado, firmado en Washington, congela las aspiraciones territoriales de los signatarios, impide la negación o afirmación de derechos de soberanía de los firmantes, y prohíbe la realización de nuevas reclamaciones, protegiendo los derechos de soberanía de sus miembros signatarios.

Limita la dedicación de las actividades de la Antártida a misiones pacíficas, en particular científicas. Establece asimismo el intercambio de información, personal científico, observaciones y resultados sobre las actividades realizadas por los signatarios en el continente.

Queda prohibida toda medida militar y el uso militar de las bases. Se prohíbe el ensayo de toda clase de armas, así como las explosiones nucleares o almacenar material radiactivo. El uso de energía o material nuclear debe ser concordado por todas las partes del Tratado.

Varios países reclaman parte del territorio de la Antártida; entre ellos Argentina, Chile, Australia, Francia y Reino Unido, que disputan entre sí parte de sus territorios reclamados por estar sobrepuestos entre sí.

Siete de los países miembros consultivos del Tratado Antártico mantienen reclamaciones sobre el territorio de la Antártida. En virtud del Artículo 4° del tratado, existe un “congelamiento” de las reclamaciones de soberanía que fueron hechas valer antes de la firma del mismo, e impide durante su vigencia que se hagan nuevas reclamaciones de soberanía.

Las reclamaciones territoriales en la Antártida no son reconocidas por otros países ni por la Organización de las Naciones Unidas; a excepción de Australia, Nueva Zelanda, Francia, Noruega y Reino Unido, que sí reconocen mutuamente sus reclamaciones territoriales por no estar sobrepuestas. Argentina y Chile también reconocen las áreas en donde no se sobreponen sus reclamaciones y denominan al conjunto de sus territorios antárticos como Antártida Sudamericana. Estados Unidos y Rusia rechazan cualquier reclamación territorial en la Antártida, pero al momento de firmar el tratado, se han reservado el derecho a hacerlas en caso de que otros estados intenten hacer efectivas las suyas.

Anuncios
Categorías:Interés General
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 9 enero, 2011 en 19:17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: