Inicio > Salud & Ambiente > Biodiesel: una industria en pleno crecimiento

Biodiesel: una industria en pleno crecimiento

Con una capacidad instalada de 2,5 millones de toneladas, Argentina se posiciona como uno de los principales productores mundiales y como el mayor exportador de biodiesel. El panorama se completa con la entrada en vigencia del corte obligatorio de gasoil en el mercado interno y con el comienzo de la utilización de biodiesel para la generación eléctrica en centrales térmicas.

A apenas tres años de su nacimiento, la industria argentina del biodiesel ha logrado una expansión que sorprende a propios y extraños. Las exportaciones han crecido en forma exponencial: de las 168 mil toneladas comercializadas en 2007, se pasó a 724 mil en 2008 y se llegó a 1,15 millones en 2009. En el primer semestre de 2010 se han reportado ventas al exterior por 734 mil toneladas, lo que representa un aumento del 37% respecto del volumen exportado en el mismo período del año pasado. Por su parte, de acuerdo con la información suministrada por la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), la inversión total de las diez mayores empresas del sector en la construcción de plantas alcanzó los 700 millones de dólares, a los que hay que sumar 400 millones en capital de trabajo.
Argentina es el quinto productor mundial y el mayor exportador de biodiesel, destinado principalmente a Europa. El insumo utilizado es el aceite de soja. Cabe recordar que en abril de este año, China -que era hasta ese momento nuestro mayor comprador de aceite de soja- impuso restricciones a ese producto, en represalia por las medidas antidumping adoptadas por el gobierno argentino contra una serie de importaciones provenientes de aquel país. A pesar del reciente viaje de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a Beijing, el diferendo comercial aún no ha sido zanjado, lo que ha abierto la posibilidad de direccionar parte del volumen de aceite de soja que antes se comercializaba con el gigante asiático hacia la elaboración de biodiesel.
A favor de esta última posibilidad juega también el diferencial de retenciones que paga el biodiesel respecto del aceite y del poroto de soja. La Resolución 126, sancionada en marzo de 2008 -contemporáneamente con la luego derogada 125-, fijó en un 20% los derechos de exportación del biodiesel, aunque descontado el reembolso del 2,5%, la retención final es del 17,5%. En cambio, en el caso del aceite de soja es del 32%. Frente a los cuestionamientos esgrimidos por los productores europeos, un informe publicado este año por la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) aclara que las retenciones diferenciales no están prohibidas por la Organización Mundial de Comercio (OMC), que solo pide que su aplicación se haga en forma transparente y eso es lo que ocurre en nuestro país.
EL CORTE OBLIGATORIO CON GASOIL: DEL 5 AL 17%
Hasta 2009, la totalidad de la producción local de biodiesel estaba destinada a la exportación. La situación comenzó a modificarse en marzo de este año, cuando entró en vigor el corte obligatorio con el gasoil, establecido por la Ley 26093. El acuerdo original de asignación de cupos para la mezcla del 5% de gasoil con biodiesel contemplaba la utilización de 860 mil toneladas de este biocombustible. El documento había sido suscripto en enero por el secretario de Energía, Daniel Cameron, y representantes de once grandes productoras y ocho Pymes del sector, que se comprometieron a entregar respectivamente 610 mil y 250 mil toneladas a lo largo del año.
Sin embargo, luego de una nueva tratativa con las empresas, que involucró también a la Asociación de Fabricantes de Automóviles (ADEFA) y a las petroleras, la Secretaría de Energía acaba de decidir un incremento en el porcentaje del corte obligatorio, que ha sido llevado del 5 al 7%. La Resolución 554/2010 cita, en sus considerandos, la necesidad de “impulsar la actividad agroindustrial generando valor agregado en las materias primas producidas en el territorio nacional”, la diversificación de la matriz energética y “las estimaciones de aumento en el consumo de gasoil (…) en función del sostenido crecimiento de la actividad económica”. De esta manera se refrenda la addenda al acuerdo de abastecimiento de biodiesel para su mezcla con el gasoil, firmada el pasado 5 de julio por el Gobierno y las compañías productoras. En este nuevo escenario, el volumen previsto originalmente se incrementa en 213 mil toneladas, con lo cual a fin de año se llegará a un total de 1,07 millones de toneladas de biodiesel volcadas al mercado local. Tal como señaló el ministro de Planificación, Julio De Vido, esta última cifra equivale al total de importaciones de gasoil al que Argentina se ve obligada a recurrir cada año.
El precio interno del biodiesel, que debe ser adquirido por las petroleras para la mezcla con gasoil, es establecido por la Secretaría de Energía y surge de una fórmula que se ajusta mensualmente y que tiene en cuenta el valor de la tonelada de aceite de soja, su comercialización y el transporte desde la planta de molienda hasta la elaboradora de biodiesel, entre otros ítems. En junio pasado se ubicó en 863 dólares por tonelada, un precio altamente competitivo si se lo compara con el de exportación, que durante ese mismo mes promedió los 841 dólares por tonelada.
BIODIESEL PARA GENERACIÓN ELÉCTRICA
Otro de los grandes dolores de cabeza del Gobierno son las importaciones de combustibles líquidos sustitutos del gas para abastecer a las centrales termoeléctricas. Una solución parcial al problema se produjo el 6 de julio, cuando se inauguró la primera turbina de gas de una usina que es alimentada por biodiesel. Nos referimos al ciclo combinado AES Paraná, ubicado en San Nicolás, que posee una capacidad instalada de 845 MW. A partir de esta innovación tecnológica, que permitió la readecuación del sistema de abastecimiento e inyección de combustible, la central generará 370 MW de electricidad por día a partir del consumo 65 mil litros de biodiesel. En lo que resta del año se estima que demandará un total de 5,4 millones de litros de este biocombustible. El objetivo de la empresa es duplicar este volumen en 2011 mediante la adaptación de una segunda turbina.
La incorporación del biodiesel a nuestra matriz energética es, a todas luces, una buena noticia. En ese sentido, el presidente de Carbio, Fernando Peláez, señaló: “La consolidación del mercado interno representa un paso fundamental para la constitución de Argentina como líder en la producción de biocombustibles a nivel mundial”. Hacia allí apunta la industria local y están dadas todas las condiciones para lograrlo.
Fuente: http://www.defdigital.com.ar

Anuncios
Categorías:Salud & Ambiente
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: